Consulta Quiropráctica en Jerez
No. de Colegiado 11-4480

Urb. Puerta de Sevilla Blq 15, 1ºA
11402 Jerez de la Frontera
680 64 69 61 miDoctor@QuiropracticaJerez.com

Que es la Quiroprácica

Quiropráctica en la Prensa (descargar artículo)

Hernia discal, ¿operación o tratamiento?

La hernia discal surge como consecuencia de una lesión en un disco intravertebral, cuyo origen natural se desconoce y afecta a una importante grupo de población. La disyuntiva brota en su tratamiento: pasar por el quirófano o recuperarse a través de un tratamiento conservador.

Juan A. Medina

DESTACADOS:

Los tratamientos de hernia discal parten, en la mayoría de los casos, de un método conservador, consistente en guardar reposo y en el uso de fármacos analgésicos y antiinflamatorios. "El 50 por ciento de los pacientes se recupera gracias al tratamiento conservador", apuntan desde la compañía médica "Sanitas".

-- A partir de los 25 años, el disco vertebral comienza a envejecer y perder elasticidad, y el proceso suele acelerarse en personas fumadoras, obesas y sedentarias.

-- Muchos pacientes acuden a la fisioterapia y la quiropráctica como opciones terapéuticas para evitar el quirófano.

Para Antonio Torres lo que en principio eran unos dolores de espalda y un hormigueo en su brazo izquierdo se ha convertido en una hernia discal, una lesión en las vértebras C5-C6, como le han diagnosticado tras una resonancia magnética y la disyuntiva de pasar por el quirófano o recuperarse gracias a un tratamiento conservador.

Ante esta elección y tras pasar por interminables sesiones de rehabilitación para menguar los hormigueros en el miembro superior de su lado izquierdo y pérdida de fuerza en la misma zona, este paciente no tiene todas consigo para driblar el quirófano. "¿Qué hacer?", se pregunta.

Este caso sirve de ejemplo para situar a los pacientes de hernia discal, "problema de salud sumamente serio de no tratarse a tiempo", advierten desde los Servicios Médicos de la compañía sanitaria "Sanitas".

Desde este servicio médico se explica que "la hernia discal se produce como consecuencia de una degeneración del tejido conectivo del anillo fibroso, lo que normalmente ocurre con la edad".

"Es a partir de los 25 años cuando el disco vertebral comienza a envejecer y perder elasticidad, y el proceso suele acelerarse enpersonas fumadoras, obesas y sedentarias. También puede aparecer como consecuencia de un traumatismo, por ejemplo una caída o un accidente de tráfico", añaden desde la compañía médica.

Para Carlos Díez, jefe de los Servicios Médicos de Sanitas-Real Madrid, "a tenor de los estudios realizados en los últimos años, un 20 por ciento de la población española tiene hernia discal sin síntomas aparentes", y es por ello que es importante tomar todas las precauciones necesarias para mantener sana una de las partes más delicadas del cuerpo.

Para ello, este especialista recomienda mantener una buena condición física mediante ejercicio para evitar la aparición de hernias. De este modo, se fortalecen los músculos que rodean la columna vertebral y el peso no recae exclusivamente sobre vértebras y discos, sino que es soportado en parte por la musculatura. "Además, el ejercicio diario elimina el sobrepeso y con ello se evita, junto a una adecuada alimentación, su aparición", añade Díez.

¿CÓMO TRATAR UNA HERNIA?

Los tratamientos de hernia discal parten, en la mayoría de los casos, de un método conservador, consistente en guardar reposo y en el uso de fármacos analgésicos y antiinflamatorios. "El 50 por ciento de los pacientes se recupera gracias al tratamiento conservador", apuntan desde "Sanitas".

De no ser eficaz este tratamiento conservador, el siguiente paso para la mayoría de los traumatólogos es la intervención quirúrgica, aunque muchos pacientes acuden a la fisioterapia y la quiropráctica como opciones terapéuticas para evitar el quirófano.

Para el quiropráctico Juan Mora, titulado en Estados Unidos y que atiende a pacientes en su consulta de Jerez de la Frontera (Cádiz, España), "en la gran mayoría de los casos se puede evitar el quirófano, si no hay signos ni síntomas de urgencia".

Estos signos y síntomas urgentes son atrofia muscular, pérdida total de sensación cutánea, o pérdida de control de esfínteres, según Mora, quien explica que la hernia o protusión de disco se produce "cuando la parte gelatinosa (núcleo pulposo) del disco se desplaza y oprime los nervios, vasos sanguíneos o la médula. El núcleo se desplaza porque la parte cartilaginosa del disco (anillo fibroso) se debilita, deshidrata y se rompe. La gelatina invade el espacio donde se ubican los nervios y la presión puede provocar síntomas de presión, dolor, entumecimiento, rigidez y hormigueo".

Para este quiropráctico, "la hernia es un efecto secundario y para corregirlo se tienen que tratar las causas. Éstas son la compresión y los fallos mecánicos del segmento vertebral, es decir, de las vértebras que están encima y debajo del disco. Al corregir las causas, el paciente siente mejoría y, con suficiente tiempo, la hernia se puede reabsorber y el disco cicatrizar".

Este quiropráctico explica que "el paciente debería entender que sólo algunas técnicas de quiropráctica son altamente efectivas para tratar la hernia de disco. Las más conocidas son: la sacro occipital (SOT) y Gonstead. Estas formas de trabajar son específicas y muy recomendadas. No son aconsejables las técnicas con mucha rotación, como algunas técnicas de manipulación".

Para Mora, "los pacientes que ya hayan pasado por quirófano precisan mantener la columna en buen estado de función para no tener otra hernia y para evitar o frenar en todo lo posible la degeneración (artrosis). Muchos pacientes operados recaen (por no haber solucionado la causa principal) y aún operados la quiropráctica les puede ayudar mucho. El disco se debe conservar intacto porque su grosor determina el diámetro por donde pasan los nervios, ese diámetro sólo se mantiene si la altura del disco se respeta. Todo lo que no corrija la función del cuerpo es un parche".

La quiropráctica, que etimológicamente significa "hecho con las manos", consiste en realizar ajustes sobre la columna, movimientos muy precisos y a la vez suaves que se realizan con las manos.

JUAN A. MEDINA. EFE REPORTAJES.